barbi recanati anfiteatro parque centenario

Barbi Recanati presentó, finalmente, “Ubicación en tiempo real”, junto a Los Besos

El primer martes del mes de febrero llegó con una de las fechas más esperadas del indie argentino: la presentación en vivo de Ubicación en tiempo real, el primer álbum solista de Barbi Recanati, con la compañía de Los Besos como teloneros, en el anfiteatro del Parque Centenario.


“Modo avión”, la última canción estrenada por Los Besos, fue la primera que sonó en la noche del martes. La banda, conformada por Paula Trama, Fefe Fragala, Sebastián Rey, Victor Rallis, Ariel Chisleanchis, Pablo Berardi y Dante Fragola, salió al escenario con bikers y camisas de diferentes colores, y dieron inicio a una noche muy esperada por cualquier fan del indie.

“Sus palabras”, “Telón”, “Destino”, “Copia viva”, “Limeña” son algunas de las canciones que eligió la banda para hacer un recorrido por su discografía en este show organizado por el festival GRL PWR, pero fue en los últimos tres temas: “Helados verdes, “Pasito espectacular” y “La cascada de tu pelo enredado” cuando la audiencia se empezó a entusiasmar y sus voces se empezaron hacer escuchar. Así, ya con la adrenalina de la música en vivo corriendo por el venas, llegó un breve interludio para acomodar todo para el show principal de la noche: el de Barbi Recanati.

Ubicación en tiempo real es, sin duda, uno de los mejores álbumes del 2020. Un material punk, rebelde, sincero y tierno. Adjetivos que tal vez no irían juntos pero Barbi Recanati logra armonizarlos en sólo siete canciones. El disco llegó en un momento culmine del 2020 y, tal vez, de la historia de nuestro país: el 20 de marzo, el día que Alberto Fernández anunciaba por cadena nacional que entrabamos en cuarentena obligatoria (en principio por 15 días, pero todes sabemos como terminó la historia).

El martes, en el anfiteatro de Parque Centenario, Barbi presentaba el disco por primera vez a casi un año de su lanzamiento y, sin dudas, las expectativas estaban muy altas ya que se trataba de la presentación de un álbum que llegó a estar nominado a los Latin Grammys.

Sin embargo, en medio del show explicó que esta presentación no llegó como ella hubiese esperado: no hubo pogos, se mantuvo el distanciamiento social y el barbijo pero sí en canciones como “Frágil”, que merecen cierto revuelo, gran parte del público se paró al no poder contener la excitación, incluso cuando los acomodadores explicaban en la entrada que estaba prohibido levantarse de los asientos.

Para dar inicio al show entró primero la banda, conformada por Lux Raptor en el teclado, Juan Manuel Segovia en la guitarra, Tomas Molina Lera en las baterías y Marilina Bertoldi en el bajo; y así iniciaron a tocar una introducción instrumental que terminaría convirtiéndose en la primera canción del disco: “Los demás”.

La entrada de Barbi al escenario fue eufórica y desenfrenada, como era de esperarse de esta ex-Utopians; incluso en un momento, se despidió de sus Vans: ni sus propias zapatillas podían llevarle el ritmo que mantuvo durante todo el espectáculo.

El recital continuó con un recorrido entero de Ubicación en tiempo real: con momentos emotivos, como cuando Paula Trama entró al escenario para hacer “Los días que no estás” y con momentos más movidos, como en canciones como “¿Qué le ves?” o “Que no”. Para finalizar el espectáculo, la cantante eligió “Teoría espacial”, ese primer track que lanzaba en 2018 para anunciar su nueva etapa como artista solista y, pasadas las 22, el telón cerró pero el público se rehusaba a irse.

El show había terminado pero nadie se levantaba: “No nos vamos nada, que nos saquen a patadas”, gritaban. Por eso, la banda volvió a salir de entre la cortina roja para despedir a quienes no querían irse y reconfirmar que el show se había acabado. Las luces se prendieron y no quedó más remedio que abandonar el anfiteatro.

📷 Bianca Sifredi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!