Bestia Bebé en Niceto: el aguante del indie rock

La banda de LAPTRA dejó todo en su Niceto previo al lanzamiento de su quinto disco, Gracias por nada. Rock, aguante y amistad.


La melodía de de “Its a Heartache” , ya característico del show de Bestia Bebé, comenzó a sonar cerca de las 22:30 hs en Niceto Club. Claro está, que la letra entonada no era la original de Bonnie Tyler, si no la infame traducción de futbol argentino, que pide por más ganas. En ese contexto comenzó a sonar “El más grande de todos”, donde Tom Quintans asegura:“Estoy seguro / que soy el más grande de todos”.

Sebastián Gutcovsky

La musicalización previa al show (Chuck Berry, Buddy Holly) se agregaba al concepto que el grupo había dejado por Instagram: No se va a fundir/prender fuego/derretir ni nada de esas cosas que pasan cuando las bandas tocan ahí. Solo vamos a tocar rocanrol sin parar a máximo volumen.” La guitarra como elemento primordial es lo que define a la Bestia, al igual que su pasión por el futbol. Desde las vestimentas deportivas, sus canciones (“El uruguayo”, “Resto del Mundo”) o las tapas de sus discos, los de Boedo no tienen miedo a que el rock barrial típico de los ’90s los salpique. 

“Dónde están mis amigos” y “Sombras del mal” fueron de los más agitados de la primera parte de la noche. Uno de los fuertes del cuarteto es el trabajo de las guitarras. En tándem clásico Telecaster-Strato, el tejido de riffs y punteos rápidos le da a su sonido una peculiaridad tímbrica que uno no esperaría encontrarse. Una batería furibunda y un timing entre tema y tema bien ramonero, de apenas 2 o 3 segundos entre final y principio genera que el pogo no termine de desarmarse.

Sebastián Gutcovsky

Hacia la mitad del show Tom presentó “a un amigo que invitamos hace mucho”, y subió al escenario Roland, que, vestido con la remera de Oktubre y arengando al público a acercarse, entonó una versión enérgica de “Patrullas del terror”. Antes se desquitó contra los últimos 4 años y los que “tuvieron la boca cerrada este tiempo”.

Los momentos líricos más interesantes de Bestia Bebé se viven cuando Tom, a quien le cuesta estar orgulloso de sus letras, según contó alguna vez, tira la red al arroyo turbio del barrio y pesca monedas brillantes de belleza y costumbrismo, como los versos “ Ya no me hables de dios / porque no te voy a creer / pero no creo que hables de él / si no juega al fútbol”, del tema “Las pruebas destructivas”. En pleno juego con la ironía, el mismo Quintans presentó “Yo me la aguanto” como “esta es mi máxima creación, cántenla conmigo”, referido a la letra simple pero efectiva del track de Las pruebas destructivas (2017).

Sebastián Gutcovsky
Sebastián Gutcovsky

Después de más de una hora de show, la banda amagó a terminarlo para luego volver a los 5 minutos para tocar “el último single de Fito Páez”,Un documental sobre mí“, el primer corte de su nuevo álbum, que se estrenará en marzo. La melancolía abrazó al Niceto colmado y por un momento la efervescencia bajó su nivel, que luego volvió a subir con “Fiesta en el barrio”, el clásico punk de Jungla de metal 2 (2015). La montaña rusa de emociones volvió a quedar suspendida al llegar el turno de la anteúltima canción, “El amor ya va a llegar”, el cover traducido del fallecido músico estadounidense Daniel Johnston.

La introducción del famoso juego de Sega International Superstar Soccer Deluxe empezó a sonar y sabíamos que “Omar” era el último tema de la velada. Alguna vez se dijo que Bestia Bebé es el refugio espiritual de los seguidores de Él Mató que prefirieron no mirar tan de cerca en su escalada de popularidad, o al menos de los que no quisieron quedarse sin su misa sub-1000 personas, con la intimidad y la fiesta significan.

📄 Mentol Triste y Manuel Latorre
📷 Sebastián Gutcovsky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!