El folclore electrificado de Livelli y los Saravia

El proyecto salteño lanzó su nuevo disco, Sobre coplas y deseos, un bastión de indie, folk y rock que desmitifica los prejuicios.


La nueva producción discográfica de la sociedad artística salteña se presenta como una búsqueda musical que coquetea entre distintos géneros musicales, propios del gusto de Emiliano Livelli, líder y compositor de Livelli y Los Saravia.

Con diez canciones que entremezclan matices anglosajones y autóctonos en su recorrido sonoro, Sobre coplas y deseos se instaura como un disco amplio que construye una identidad individual, en donde coexisten todo tipo de colores e intensidades.

El primer track, “Argentina” es, tal vez, la más distinta de todas las canciones de SCD. Con un piano melancólico y un juego de voces, da comienzo al disco con sus melodías sumergidas en un cuarto con eco, causando un ambiente melancólico en lxs oyentes.

Tal como lo dice el título, el clima cambia por algo “Diferente”. El disco se electrifica en este segundo tema, con una batería trabada, una guitarra distorsionada que cubre cada esquina del track y una voz exigente. El dinamismo toma su lugar en el estribillo al decir “comenzar con aceptar que tus miedos te persiguen y yo sé a dónde vas”. “Diferente”, “Nadie sabe” (octava canción) y “Tribuna” (séptima canción del disco) son las muestras de admiración del britpop por parte de Emiliano. Las tres canciones tienen los estribillos más pegadizos del álbum y resultan los bastiones eléctricos del disco.

El recorrido se tranquiliza lo suficiente como para escuchar “Comiendo carbón”, canción que nos permite balancearnos mientras seguimos el ritmo chill que encara. El juego de voces retoma su juego al decir “Muchas sensaciones para librar, muchos algoritmos para burlar, que pasen los años pidiendo perdón, comiendo carbón”. En esta oportunidad “Felo Juan” les hace compañía con una participación que termina complementando esta declaración de 4 minutos y medio.

Las mismas intenciones que rige “Comiendo carbón” son las que imperan en “Necesito” y “Ven hacia mí”. Cada canción le agrega sus propios elementos, como el acompañamiento de un chelo que rellenaba los espacios que dejan las guitarras de “Necesito”, o la colaboración de Feli Colina en “Ven hacia mi

Los matices folclóricos de Livelli y los Saravia se explayan sin ningún tipo de disfraces en “La de tres cerros” y “La chacarera del cansado”. No solo la música, sino también la lírica muestra un fuerte arraigo en las raíces culturales de la región.

Patrón de los deseos es otro tema tranquilo, con un ambiente lejano. “Patrón de los deseos“, yo quiero ser la preferida en tu mente cuando pienso en lo que te haría solo estoy saboteándome la noche”. Una obra melancólica que ayuda a despedirnos de a poco de la obra.

La federalización de la cultura indie avanza con velocidad, logrando que lxs artistas que no viven en las metrópolis argentinas se hagan conocer. Livelli y Los Saravia son el testimonio vivo de la urgencia de la abolición de los estereotipos, por la riqueza en la composición y producción de sus canciones que nos muestra un panorama musical tan amplio como la Argentina misma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!