Erich Larsson: “‘Adorno’ es un testimonio de cómo veo el mundo”

Una conversación virtual de tarde con un pucho de por medio. Indie Club conversó con Germán, bajo y voz de La Otra Cara de la Nada, quien está llevando adelante Erich Larsson, su nuevo proyecto solista que estrenará Adorno, su primer disco pronto.


Erich Larsson es el alter ego de Germán Vázquez Pedroso, cantante y bajista de La Otra Cara de la Nada. En una nueva faceta, el artista recupera una identidad de la secundaria para manifestar música de otra forma. Su próxima obra será Adorno, un disco de nueve canciones que ya fue anticipado por “Los Muertos”.

¿Por qué Erich Larsson? ¿Qué hay detrás de ese nombre?

Cuando estaba en la secundaria, en 4° año, en clase de psicología vimos al autor Erich Fromm que tiene un texto que habla del amor, no recuerdo bien el título. Me gustó el texto y lo que decía y así me quedó ese nombre,  “Erich”. Un tiempo después, venía escuchando Interpol y The Radio Dept, una banda sueca, y le quise sumar algo de esto sueco. Interpol justo tiene un tema que se llama “Leif Eriksson” que es un apellido sueco bastante común e investigando, terminé sumándole “Larsson”.
Es como un alter ego. En su momento lo usé para escribir en un blog cosas personales y poesía, pero sentía que iba bien también para la música.

¿Hoy en día, ese alter ego que comenzaste a crear desde 4° año de la secundaria hasta ahora, se sostiene y sigue representando?

Sí. Aparte creo que suena misterioso y es algo que en trato de buscar en todos los niveles de mi obra. Algo connotativo, que no esté explicito. El nombre, tampoco es que tiene un trasfondo demasiado loco, es tan solo una invención. Ni más ni menos. Pero tiene un impacto y resulta llamativo. Fue un factor para utilizarlo.

¿Qué motivó a iniciar una búsqueda paralela? ¿Qué es lo que diferencia a este proyecto?

Lo principal era tener el acceso y la responsabilidad de tomar todas las decisiones. Ya sean musicales como ilustrativas. Eso me motivó. La ansiedad y las ganas de hacer cosas a mi tiempo y a mi velocidad también fueron un factor.

Desde el punto de vista estilístico, creo que en Erich Larsson mi idea y objetivo es, en este primer disco, hacer una revisión del rock en general y que se pueda notar. Es también un testimonio de mi visión del amor, de las relaciones, de los tiempos y como veo el mundo, básicamente. También, un proyecto experimental, no desde el estilo sino desde mis visiones. Es un espacio para volcar ahí mis interpretaciones del mundo. En este proyecto hablo por mí y no tengo la responsabilidad de hablar por un grupo, lo cual ya cambia mucho ya desde la composición como desde la comunicación general. 

erich larsson vapor
Erich Larsson en su presentación en el ciclo Vapor. Foto: Santiago Bianchi

¿Cuáles son las expectativas para el lanzamiento de Adorno?

La principal expectativa es lograr un disco de varios temas y poder hacerlo por mi mismo. La manera en la cual lo hice es bastante independiente. Posiblemente sean nueve temas. Una de las búsquedas es que todo tenga un sentido y un estilo general, un hilo conductor.

¿Cómo se compone el disco? ¿Hay proyecto para armar banda completa y salir a tocarlo en vivo?

La producción, arreglo y composición fueron por mi parte – hacer la letra y el acompañamiento. Tuve algunas colaboraciones en los arreglos y en la interpretación. Los instrumentos los interpretaron amigos. Las baterías las grabó Martín, Juan Pablo López estuvo en los bajos y Ariel Pucheta en las teclas. El proceso de mezcla lo hizo otro amigo, Juan.

Cuando empecé a tener ganas de tocar los temas en vivo decidí que quería que fueran en banda y que haya también interpretaciones de mis ideas. Confío en las personas que lo hacen y siento que le aportan otra energía, otro sabor. No podría hacerlo sino de la forma que quiero. No es lo mismo ir con las pistas a tocar a un lugar y estar solo ahí adelante a que haya un grupo tocando. Aunque suene igual, es otra energía la que se transmite y otra dinámica. Estar en grupo te da otra confidencia y también es más divertido. La diversión en mi forma de hacer las cosas y en mis proyectos la considero fundamental.

¿Ya hay una fecha de lanzamiento?

Aún no hay fechas exactas. Hay mucho del proceso que puedo hacer desde mi casa pero los niveles de mezcla y mastering tienen otros tiempos. Sí hay deadlines. Me gustaría que antes de mitad de julio esté listo.

¿Novedades?

En estos próximos días va a estar saliendo un nuevo tema que tiene videoclip. Se llama “Cómo ves el mundo”. Estamos terminando la mezcla e hicimos el video con un amigo que vive en casa. Conseguimos un VHS, hicimos unas pruebas, salió algo muy lindo y no nos salió un peso.

Teníamos hecho un guión con ideas que requerían de tachos, locaciones, vestuario. De repente apareció la cámara, probamos con eso usando el recurso del feedback del VHS con una tele y salió. Tiene algunos recursos y detalles medio locos en la pantalla. 

¿Cuándo fue que decidiste darle play al proyecto?

En el 2018 que fue cuando salió el primer tema, “Drama”. Diciembre de ese año fue el inicio formal. El tema ya tenía laburo encima de unos meses anteriores, pero ahí fue cuando se lanzó.

¿Cómo fue trabajar la proyección de Adorno durante la cuarentena?

Hubo sensaciones encontradas dependiendo del día. Al principio me ayudó bastante para avanzar. Sabía que lo tenía que hacer, no pensaba mucho y me sentaba bastantes horas al día a trabajarlo. Al ver que se estaba alargando todo esto, me bajoneó un poco. Parte del motor de todo esto era poder salir a tocar el disco ya resuelto. O lanzar un tema y presentarlo en vivo en honor a eso.

Ahora estoy en un plan de entender que va a ser así y que no tengo que dejarlo. Se van sumando nuevas ideas entonces intentando avanzar lo más posible y que salga.

¿Cómo fue venirse de Misiones a Buenos Aires? ¿Hace cuánto estás radicado acá? ¿Qué crecimiento trajo eso?

Fue muy motivante. Cuando vine para acá siempre hablo en plural porque fue fundamental haber venido con la banda a tocar y de seguirla acá. Siento que venir con un grupo y tener conocidos y conocidas acá aflojó un poco la cuestión de vivir en una nueva ciudad.

Este va a ser el quinto año en Buenos Aires. Hace ya cinco años de mudanza. Ahora siento que más que “volver a casa” en verano, en realidad, son vacaciones. Tengo un sentimiento de pertenencia con las personas, hábitos y círculos de acá más que con el lugar en sí. No podría decir que soy platense – aunque teoricamente sí porque me cambié el documento –  pero sí siento que es mi lugar.

Foto: Santiago Bianchi

¿Cómo ves la movida del indie actual? ¿Cómo ves la escena de La Plata?

Siento que el indie ya es un término muy amplio y quizás bandas que arrancaron perteneciendo o formando parte de él en el inconsciente colectivo ahora están haciendo otras cosas. En general siento algo de decepción por la movida general o los proyectos con popularidad de hoy en día – son como más frívolos.

Creo que, en parte, en mis proyectos lo que trato de hacer es eso: tratar de siempre tener un mensaje y una bandera. En todos los niveles, no importa que sea política. Algo que sea estimulante y no solo entretenimiento sino que plante una semilla y eche raíces.

Lo que pasa en La Plata es algo particular porque no es una ciudad que se destaque por proyectos como los que te decía. Hay una escena que tiene mucho vigor y mucha entraña, ya sean bandas o solistas. Creo que es bastante profunda en ese aspecto y sobreviven así, estas características son casi una condición acá. 

¿Proyectos platenses para escuchar?

Podría decirte Antonia Navarro, Fus Delei, Vita Set, Un Planeta, hay un montón. Son algunos de los que se me vienen a la mente y tienen eso que es inspirador: me llegan y me generan una revolución interior que siento que, no se si es necesario pero, es importante cuando pasa y lo sentís, es motivante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!