Una nueva faceta de Paco Amoroso

Paco Amoroso, parte del dúo del momento con Ca7riel, parece estar buscando un espacio propio en su nuevo single, mucho más tranquilo y melódico.


Paco Amoroso se fue volviendo lentamente el sinónimo de una nueva ola de música joven, y junto con Ca7riel, su compinche de toda la vida, se convirtieron en el dúo más comentado del año pasado. Pero parece ser que no todo es trap y fiesta. Desde “Cono hielo” (diciembre del 2019) y su show en Obras no hubo novedades y el dúo se está tomando un tiempo para respirar tras un ascenso que podría dejarlos sin aire. Así todo, un buen día, sin aviso previo, subió un single de dos caras que descolocó a quienes esperaban otro de sus traps lisérgicos. Formado por “Mi deseo” y “Las Vegas strip”,  parece ser su estado de la situación.

Sin alejarse de lo que hacía tan propios sus espacios en los temas que comparte con Ca7riel, su voz derrapante y rimas llenas de neologismos, este sencillo es decididamente distinto y personal. Desde la portada se nota que algo cambió. El Paquito fiestero de “Todo el día” o “Cono hielo” se fue y en su lugar se encuentra una versión mucho más sobria de sí mismo, dando la espalda. “Tuve que hacerme un lugar / casi dejo de grabar” canta en el segundo tema. Buen indicio de qué esperar.

¿Un nuevo Paco Amoroso?

Las letras de Ca7riel y Paco Amoroso siempre estuvieron increíblemente bien desarrolladas. Quizás en disonancia y hasta un poco ocultas por los tempos esquizofrénicos y el mood festivo de las canciones, si se las examina con atención pueden encontrarse verdaderas joyas. Desde el oscuro y autorreflexivo “Ouke” que los puso bajo el foco de atención a principios del 2019 hasta el trip audiovisual que supuso “Ola mina XD“, todos sus trabajos comportan esta cualidad de distintos niveles de lectura. Este es, probablemente, el motivo de su grandeza.

“Mi deseo” es algo muy íntimo para lo que suele manejar. Como si se tratase de un reggaeton bajado de cambio en ritmo y tono, pone a Paco Amoroso del otro lado de la grandeza. Ya no se trata de una estrella en ascenso ni nada que se le parezca. Se retrotrae sobre sí mismo y enseña su faceta más anodina como una persona enamorada. Aquí Paco Amoroso ya no tiene y dispone, sino que espera; “Nunca me cansé de esperarte / le cambié la vaina al reloj”, canta.

Mirarse al espejo: la necesidad de autorreflexión (o parar para respirar)

Sucediéndose sin molestarse, sin conflictuar, ambas canciones se oponen a nivel conceptual. Donde “Mi deseo” hablaba de sí mismo en relación a otro, “Las Vegas strip” habla desde sí sobre sí mismo. No hay contradicción, la persona (Ulises Guerriero) habla sobre el personaje (Paco Amoroso). Es forzoso resaltar la fuerza autorreflexiva de sus letras. En “Ouke” dice “Con Paquito cambiando el idioma”. Lo que puede pasar por una rima sin más también puede entenderse como la conciencia del peso de su palabra.

“Las Vegas trip” es un trap como los que acostumbra, pero, otra vez, mucho más relajado. El “cómo” va en consonancia con el “qué”, y así, una canción que retrata su situación frente a la fama y la necesidad de relajar, baja un punto su estridencia característica. Así lo asevera al decir “Ya no sé ni quién soy / La agarramos sin freno” o “Tuve que hacerme el lugar / Casi dejo de grabar”. Ambas pruebas de que lo que está mostrando Ulises Guerriero es la relación conflictiva que tiene con su alter ego.

En un todo, el nuevo material de Paco Amoroso puede verse como una reversión light del estilo que lo puso en el lugar en donde está; una mirada distinta y un poco más personal del queridísimo personaje que fuma flores con Lamothe. También, preferiblemente, puede apreciarse el esfuerzo increíble que el ser humano que habita detrás intenta hacer con el lugar que terminó por ocupar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!