“Ir y venir”: el caos de Mimi Lagarto

La artista estrenó un show en formato largometraje con despliegues de vestuarios y escenografías.


“Flasheamos que era ambiciosa la idea y teníamos un poco de razón”, escribió Mimi Lagarto en la publicación de Instagram que anunciaba el estreno de “Ir y venir”, el proyecto audiovisual de sus canciones que refuerza lo experimental que puede ser la artista, tanto en el sonido como en la imagen.

El corto de 30 minutos inicia con Mimi Lagarto sentada en un sillón, vestida con un traje marrón y unos zapatos llenos de cintas. Los vestuarios, a cargo de Vanesa Paula, van a ser de las cosas más extravagantes y destacables del show.

“Adt” empieza a sonar y el clima de confusión, descontrol y caos se empieza a notar. La canción termina con Mimi derrotada en el suelo y, partiendo de esa misma imagen, ella y nosotros, la audiencia, somos trasladados al siguiente universo, el de “Medusa”. En esta canción, Mimi no va a estar en ningún espacio ni tiempo reconocibles. Disfrazada con traje rosa que está encerrado bajo una red que deforma su cuerpo canta que “las palabras no la entienden” y lo hace con un fondo que va cambiando de colores y formas. Este personaje, el de Medusa, se desvanece y empieza “Delaluz”, donde vamos a ver a Mimi convertida en otro personaje, en un lugar totalmente diferente: uno que genera claustrofobia, la artista está encerrada y alejada de lo que sucede afuera: “De la luz en la pantalla, el reflejo que me ciega, la realidad no está tan cerca”.

Encuentra en este encierro una manera de lucirse, encontrarse a ella misma: se la ve con las uñas largas (como una diva pop), twerkeando por momentos y escapando de la luz, de la realidad.

La canción termina, oscuridad. Vemos a Mimi corriendo hacia el inodoro, empieza “Catarata”. Mimi vomita un líquido verde y canta: “la garganta del diablo se descascara”. Mientras, de fondo, se ve a Alian Rodrigues tocando la trompeta detrás de la cortina del baño.

El show va llegando a su fin cuando empieza a sonar “Soy pan, soy paz, soy más”, una canción inédita de la artista. Suena como un lofi y el caos, que venía siendo la única constante en las imágenes y canciones, empieza a desaparecer. “ ”, canta con una voz distorsionada, robótica, que se mezcla con armonías tranquilas.

Llega la última canción: “Sentido”, una canción que realiza junto a B1ll1on. Para este cierre volvemos al baño, único lugar y vestuario que va a repetir Mimi. “En la oscuridad solo luz del celular” se escucha mientras que su voz se funde en la oscuridad y es devorada por sus sombras.

Un pensamiento en ““Ir y venir”: el caos de Mimi Lagarto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!