Mi Amigo Invencible pasó por la ciudad de Rosario en su gira por el litoral

La mítica banda del indie cuyano realizó una “Gira Litoral 2021” para presentar su más reciente EP Nuestro mundo. Con entradas agotadas y sin agregar funciones, dieron un show lleno de energía y muy comprometido con el público presente. Su última visita a la provincia había sido en 2019.


Con mucha expectativa y emoción, Mi Amigo Invencible se presentó el pasado sábado 6 de febrero en Distrito Siete. Con salón lleno, las entradas se agotaron al poco tiempo de salir a la venta y lamentablemente -para quienes quedaron afuera- es de las pocas bandas que están visitando la ciudad que no agregaron una nueva función. La noche anterior tocaron en el histórico Tribus Bar de la capital santafesina.

Tras una intro bien colgada abrieron la fecha con “Souvenir”, seguido de “Jardín secreto” y “Loco trópico”. Pasearon por casi toda su discografía, dándose el lujo de meterle mano a los temas que más le gustan a su público como son “Fósil”, “Desayuno continental” (que iniciaron muy post punk y lo engancharon con el clímax de “No me dejan salir” de Charly García), “Temblor”, “La danza de los principiantes”, “Bip-Bip No me hables”, “Piñas” y “Máquina del Tiempo”.

Foto: Juan Lavarello

Tampoco faltaron los lanzamientos del 2020, incluyendo singles como “Freelance”, “Jardín secreto” (ya mencionado al principio), “Suavemente entusiasmado” y “Algo no ha terminado”, incluido en el EP Nuestro mundo. Finalmente cerraron con “Beverly G.”, “Gato negro pasa” y “Batalla gigante”, dejando un saldo total de 21 canciones y un show de casi hora y media. 

Si bien las presentaciones de Mi Amigo Invencible siempre son de alto nivel y mucha interacción con su gente, en esta ocasión irradiaron frescura y mucha energía. Se podría decir -mal y pronto- que la cuarentena les sentó muy bien. Mariano explotó como nunca su lugar de frontman, buscando el protagonismo del público por momentos y tratando de recuperar un poco de cercanía entre tanto distanciamiento. 

Foto: Juan Lavarello

Las gráficas que acompañaron cada una de las canciones fueron claves, con muchos guiños simpsonianos y de Matrix. Algunas parecían salvapantallas de Windows 98 y otras eran super colores, dependiendo la canción.

Para cerrar, destacar el escenario de Distrito Siete. La disposición del mismo, la iluminación y el sonido son fundamentales para que una banda de estas características pueda lucirse del todo. Cosa que no había disfrutado tanto en su visita anterior por un conocido bar del centro rosarino. 

📷 Juan Lavarello

Foto: Juan Lavarello
Foto: Juan Lavarello
Foto: Juan Lavarello
Foto: Juan Lavarello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!