Okupas – Retratos de la decadencia y la amistad

La serie dirigida por Bruno Stagnaro se reestrenó en Netflix con música de Santiago Motorizado.


El 18 de octubre del 2000 se estrenó en Canal 7 Okupas, una miniserie que retrataba la crisis que había dejado el menemismo bajo el lente crudo y realista del nuevo cine argentino.

En diciembre de ese año se emitió el último capítulo que daba el cierre a la historia y, sacando algunas repeticiones aisladas en la TV, quedaría enterrada como una serie de culto. Para verla, sólo se podía encontrar en una calidad paupérrima (tanto en audio como en video) en YouTube.

Remasterizada y con nueva música a cargo de Santiago Motorizado, Okupas se reestrena en Netflix veintiún años después, dando a conocer la historia de Ricardo, un pibe de clase media que recién empieza a conocerse a sí mismo cuando se muda a un caserón desaseado de su hermana, el cual debe resguardarlo de los okupas de San Nicolás.

Frágil e inocente, va a necesitar la ayuda del “Pollo”, su viejo compañero de la primaria, quien aparecerá con el inocente y buenazo “Chiqui”. El cuarteto se completa con Walter, un paseador de perros fanático de los Rolling Stones. Durante los 11 capítulos de Okupas, Ricardo aprenderá al mismo tiempo los códigos de la marginalidad y de la amistad.

La nula puesta de luces, el poco tratamiento estético y el rol de varios personajes que no son actores (incluido el fundamental “Negro” Pablo) llenan de vida a la serie y brindan un retrato aún más descarnado y premonitorio del debacle que sería Argentina al año siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!