Queridas + Perro Fantasma: noche de loop nostálgico en el Lavardén

El sábado pasado dos leyendas del under rosarino se fundieron en un encuentro de oscura ensoñación y baile nostálgico, donde las ganas de perderse en la música del público no dejaron de reflejarse en un estrecho feedback.


El Gran Salón de Plataforma Lavardén se encuentra ubicado en el quinto piso del edificio. Para llegar, hay que sortear un ascensor o una escalera en bucle que desemboca directamente en la entrada. Allí te recibe un ticketero sentado frente a dos pesadas cortinas color borgoña que te invita a pasar. 

Poco a poco, la gente fue ingresando y ubicándose en las mesas, pidiendo bebidas en el buffet y encontrándose con gente conocida. Es que Perro Fantasma y Queridas generan eso, encuentros. Encuentros desde la música, desde la nostalgia, desde la oscuridad que nos habita cotidianamente y que ambos proyectos saben traducir en arte redentor. 

Foto: Gabriel Terrera

Cerca de las 21.30, Andrés Yeah (ex Mi Nave) salió tras bambalinas para ubicarse frente al micrófono mientras se calzaba la guitarra que yacía al lado del mismo. Pinipona (Takadanobaba) y Pablo Lucas (Bubis Vayins) hicieron lo propio en sintes y segunda guitarra, inaugurando una nueva formación luego de tres años y medio sin tocar en vivo. 

Abrieron con la tríada “Drama Bromb” del EP de nombre homónimo del 2013 y continuaron con “Rareza” y “Abrigarse bien” del EP Heridas (2016). Los presentes fueron abandonando sus lugares en la mesa y posicionándose frente al escenario para acompañarlos. Luego de entrar en clima, Andrés se refirió a esta cercanía y dió la bienvenida: “Hola, somos Queridas, hace como tres años que no tocamos; qué buen público el de hoy”.

Foto: Gabriel Terrera

Entre juego de luces rojas, azulinas y momentos de oscuridad, de fondo podían observarse imágenes pertenecientes Cyber City Oedo 808, una serie de anime japonés cyberpunk compuesto por tres capítulos estrenados en 1990 en dicho país. Es así que el show apuntaba a la simulación de estar tocando en vivo la banda sonora de la pieza audiovisual. 

El setlist incluyó un repaso por la discografía de la banda, incluyendo canciones icónicas como “Víctima”, “Rota” y “Creyente”. Las voces distantes y desgarradoras de Pinipona y Andrés son claves para entrar en una atmósfera de ensoñación e introspección nostálgica, casi de realidad alternativa. 

Foto: Gabriel Terrera

Perro Fantasma, lejos de romper el hechizo como suele suceder cuando bandas amigas se juntan a tocar, pero que no siempre comparten el mismo aesthetic sonoro, sumergió al público aún más en el encanto deprimente y bailable. Pauline Fondevila tiene una capacidad casi inigualable de bailar al calor de la gesta de la locura. Abrieron con “La hora del corchazo”, segundo tema incluido en Corazón y alma (2020). Lo visual también fue una parte clave de su presentación. Perro tiene preparadas imagenes creadas especialmente para cada uno de sus canciones y fueron creadas por la mismísima Pauline. 

La banda franco-rosarina formada por Pauline, Fede y Carla Colombo, y Germán Bertino es de las más convocantes del circuito post-punk. Sus letras reflexivas son acompañadas por melodías oscuras y bailables que son difíciles de pasar por alto. Entre tema y temas podía escucharse “Aguante Perro Fantasma” en repetidas ocasiones. El hambriento público pidió insistentemente que tocaran más canciones antes de irse una vez que finalizaron con lo que tenían preparado. Por supuesto, Perro cumplió con “Santa Fe Ending” y “Perro Fantasma”, pertenecientes a su disco del 2017 del mismo nombre que el proyecto. 

Foto: Gabriel Terrera

Queridas y Perro Fantasma se volverán a encontrar el próximo 3 de junio en el Club Cultural Matienzo a partir de las 21hs. Podés adquirir tus entradas en Passline.

Foto: Gabriel Terrera
Foto: Gabriel Terrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deslizar arriba

Hola! Si querés utilizar esta imagen, escribinos!